PizzaFria - Un podcast sobre viajes en el tiempo

Memorias de un videojugador (PS3)

Eran tiempos oscuros para Playstation, El PS3 ya tenía casi un año a la venta y no acababa de despegar, era la época del "Play Beyond" y anuncios con muñecos tenebrosos y huevos.

Corría el año del 2007, era Octubre, mis padres planearon un viaje a Estados Unidos, para ser más precisos, a MacAllen, Texas. Y supe que era mi oportunidad.


Eran tiempos oscuros para Playstation, El PS3 ya tenía casi un año a la venta y no acababa de despegar, era la época del "Play Beyond" y anuncios con muñecos tenebrosos y huevos.



Yo era un estudiante en ese entonces, y desde el E3 del 2005, estuve juntando todo el dinero que mis padres me daban para comer en la escuela. Tras dos años de ahorro, tenía el equivalente al precio de la consola, unos 500 USD así que al llegar a McAllen, lo primero que hicimos fue llegar a un wallmart, en donde puse en práctica mi mejor "Spanglish" y pedí un PS3 de la vitrina a la señorita malhumorada por trabajar temprano en domingo.

Y así, como a las 8:30 de un 21 de Octubre yo era el propietario de un flamante Playstation 3 de 80 GB, de los retrocompatibles, e incluía el juego de Motorstorm. Luego pasamos a un Game Stop donde mi padre, como regalo adelantado de compleaños me compró 3 juegos:

  • Ghost Recon Advanced Warfigther 2
  • Heavenly Sword
  • The Darkness

Regresamos el martes siguiente, y después del día más largo de escuela que he vivido, salí corriendo a la casa, a estrenar a "la niña" que acababa de llegar.

La conecté a mi televisión de tubo de 21" Panasonic, y allí estaba, el XMB de toda la vida, y "las onditas" de fondo, similares a las del PSP.



Puse Motorstorm. Mis manos temblaban al ver cargar el juego, y segundos después allí estaba... tal como lo había visto en revistas y en artículos de interntet... ¿o no..?

Después de pasar toda la tarde estrenando la consola y los juegos, había algo mal... en cierto modo estaba decepcionado. Jugablemente era todo lo que imaginé y algo más, la cantidad de enemigos en pantalla de Heavenly Sword me dejó asombrado, y las posibilidades del SixAxiS me dejaron igualmente boquiabierto. Pero seguía habiendo algo... gráficamente, no vi el salto generacional. Si, el lodo de motorstorm se veía muy bonito, y todo, pero simplemente me esperaba algo que hiciera sangrar mis ojos al verlo (en el buen sentido, claro), pero no pasó...

Pasaron varios meses, en los cuales bajé los demos de Burnout Paradise, y Uncharted. Burnout fue el primer juego que me asombró gráficamente, después de ver varios trailers y diarios de desarrollo, lo primero que hice cuando arrancó el demo, fue estrellarme contra una pared, y quedé más que complacido al ver como se retorcía la carrocería del auto y saltaban trozos de vidrio y metal.
A Uncharted... se veía bonito y se jugaba muy bien, pero era todo.

Llegó marzo del 2008, y algo mágico sucedió. Bueno, no tanto. Mi padre compró una televisión de plasma de 50" a 1080i; Si se que son 720p reescalados, pero da igual; y después de una semana, lo convencí de que me dejara conectar el PS3 a la pantalla, y en ese momento, es cuando la magia sucedió.

Este soy yo, la primera vez jugando en HD

 

El sistema arrancó como de costumbre, y arranqué Heavenly Sword... y... Dios mío, el momento en que cargué mi partida, empecé a vomitar arco iris.
 
¡Todo se veía completamente diferente! era el mismo juego que había jugado por los 5 meses anteriores, pero lucía completamente diferente.

El juego era hermoso, por primera vez pude apreciar el grabado de las vasijas, la textura de la tela, las armaduras de los cientos de enemigos, las pecas en la piel de la protagonista, y lo único que hice en ese momento, fue dar un gran trago, y me pasé todos mis pensamientos y palabras de decepción.

En seguida puse Uncharted, y quedé igualmente asombrado al ver como Nate se metía al agua ver cómo su ropa se empapaba y se pegaba al cuerpo del protagonista. Pude ver el detalle con el que Naughty Dog creó la selva en la que se desarrolla el juego.

Después puse el demo de Burnout, y vi no solo el detalle de los aparatosos choques, sino que además se volvieron visibles los pequeños detalles, cositas como que si pasas con tu auto por una pared, tu carro se talla, un choque un poco más fuerte, y los cristales de tu coche empiezan a cuartearse.

En el momento que pude apreciar lo anterior, fue cuando sentí que realmente estaba estrenando mi consola. Ese día fue muy especial, y desde entonces disfruto mucho mis videojuegos, me encanta esta generación de consolas porque me ha permitido vivir como nunca los videojuegos.

Esta es mi historia de cómo viví el cambio de generación de consolas. ¿cual es la tuya?